Algaidas Femenino interviewPhoto: Adrián Conde (Back row, first left); Rocío López Padilla (Bottom row, far right); Natalia Gutiérrez Garrido (Top row, second from right).

La casualidad ha querido que uno de los equipos femeninos más pujantes de Málaga, el CD Algaidas, utilice como campo de entrenamiento el centro deportivo de mi localidad, y he tenido la gran suerte de poder aprovechar esta circunstancia para conversar con tres de sus integrantes. En esta distendida charla, el entrenador Adrián Conde, la capitana Rocío López Padilla, de 30 años, y la defensa Natalia Gutiérrez Garrido, de 32, comentan la fascinante ascensión del CD Algaidas Femenino y los altibajos que el equipo se ha encontrado por el camino, y opinan con conocimiento de causa sobre el estado real del fútbol femenino español.

Women’s Soccer United: Adrián, ¿cómo surgió la oportunidad de entrenar a este equipo?

Adrián: La verdad es que surgió casi por casualidad, porque mi trabajo con este equipo coincide con el momento de su fundación. En 2003 se disputó un campeonato regional de fútbol 6 para jugadoras sub-12 y sub-13. El responsable de entonces no podía acudir a la competición, de manera que me pidió que me ocupara del tema en su lugar porque sabía que había un par de niñas jugando en los equipos masculinos de mi pueblo, Villanueva de Algaidas. Aunque nunca había entrenado en el fútbol femenino, le dije que me encargaría de formar un equipo y me puse a buscar futbolistas.

Y para allá que nos fuimos. Disputamos el Campeonato de Andalucía en Écija y ganamos. A raíz de eso, nos enfrentamos a los demás campeones regionales en el campeonato nacional, celebrado en Valencia, del que saldría el equipo que representaría a España en los campeonatos del mundo, ¡y también ganamos! Por eso tuvimos la oportunidad de participar en el certamen mundial, que se disputó en Róterdam, en Holanda. Fue una experiencia increíble.

Llegamos hasta cuartos de final, donde caímos ante Francia, a la postre campeona. Después de aquello, claro está, la gente empezó a darse cuenta de que estas muchachas tenían talento. Como por entonces ya no competíamos en torneos mixtos, sino exclusivamente femeninos, se decidió crear un equipo de 11 jugadoras para que participara en las competiciones provinciales. A pesar de tener una plantilla tan joven, para 2006 ya habíamos conseguido el ascenso a segunda división [Grupo 4], donde todavía seguimos.

¿Queda alguna integrante de la plantilla original en el equipo? No, muchas de ellas ya no se dedican a esto y el resto ha cambiado de club, pero en aquel grupo teníamos a Estibi [la defensa Estíbaliz Torralbo, de 23 años], quien actualmente juega en primera división con el Espanyol, y a Esther [la delantera Esther González Rodríguez, de 21 años], del Atlético de Madrid.

WSU: Natalia y Rocío, ¿qué nos podéis contar de vuestras carreras hasta la fecha?

Nati: Llevo 20 años, desde que tenía 12, jugando en diferentes clubes, y lo mejor de todo han sido siempre los éxitos deportivos, los buenos ratos que pasas con las compañeras y la oportunidad de dedicarte a algo que te apasiona. He cosechado mucha experiencia, he jugado en muchos sitios y he compartido vestuario con algunos de los grandes nombres del fútbol femenino español.

Por ejemplo, aquí en el Algaidas hemos tenido la gran suerte de que Auxi Jiménez abandonara su retiro para venirse con nosotras [nota del editor: Jiménez conquistó tres ligas españolas, se proclamó máxima goleadora de primera división en dos ocasiones y disputó la EURO 1997 con España]. También he representado a Andalucía con Vanessa Gimber [antigua integrante de la selección española] y he conocido a Rosa Castillo, en mi opinión una de las mejores futbolistas de todos los tiempos [nota del editor: también Castillo posee tres títulos de liga en su palmarés y también disputó la EURO 1997 con España).

Además, tengo el orgullo de haber formado parte de la selección sub-18 de España que quedó segunda, por detrás de Alemania, en el Campeonato de Europa de 1999/2000, la primera vez que llegamos tan alto en dicha competición. Por desgracia, me lesioné gravemente la rodilla en un amistoso antes de la segunda ronda de clasificación, pero fue sensacional participar en todo aquello.

Ro: Cuando era niña jugaba al fútbol con mis primos y mis amigos. Crecí con el balón en los pies, y me gustaba tanto que practicaba cuando y donde podía; mis padres siempre me llevaban a los entrenamientos. Hasta que por fin se me presentó la oportunidad de hacer una prueba con el [Club Atlético] Málaga. Yo tendría entonces unos 14 años. Superé las pruebas y empecé a entrenar con el club. Me encantaba y, además, estaba cerca de mi casa. Pasé diez o 12 años allí, de manera que me he dedicado a esto prácticamente toda la vida.

Cuando me marché del club, estuve un año sin jugar para despejarme un poco, pero el gusanillo del fútbol pudo más que yo y, después de una conversación con antiguas compañeras del Málaga, me vine para aquí. Ahora soy la capitana de este equipo y me siento estupendamente. Ésta es mi casa. El club nos cuida de verdad, me lo estoy pasando en grande.

WSU: ¿A qué puede aspirar el Algaidas esta temporada?

Nati: Bueno, este año contamos con un equipo muy completo, con una buena mezcla de juventud y experiencia. Las más veteranas tienen mucho que enseñar a las jóvenes, y su entusiasmo es contagioso. Por mencionar a unas cuantas, Ana María Mesa Luque es una de las mejores futbolistas que hay en Málaga en estos momentos; luego tenemos a Teté [María Isabel García Gamero], a Elena [Sánchez Medina], a Marina [Luque Mané], a “Ro” y a Raquel Peña.

Ro: Lo principal es mantenerse arriba. El año pasado, cuando nos juntamos, fue una locura (con tanto cambio en la plantilla), pero supimos salir adelante y evitamos el descenso. Este año, sin embargo, contamos con más jugadoras, más calidad y más veteranía. Además, hemos hecho juntas toda la pretemporada, jugamos en mejores campos y nos entrenamos con más frecuencia, tres noches por semana. Podemos aspirar a terminar la temporada en los primeros puestos de la tabla.

WSU: Los tres tenéis mucha experiencia en el fútbol femenino español. ¿Qué opináis del estado actual de este deporte en vuestro país?

Adrián: Básicamente, el trato que recibe el fútbol femenino deja mucho que desear desde el punto de vista deportivo. No contamos con infraestructuras bien afianzadas que posibiliten una progresión normal desde las categorías inferiores hacia arriba. He entrenado también a equipos masculinos y he comprobado en primera persona que la atención que recibe el fútbol femenino está a años luz de equipararse a la que reciben ellos. Es cierto que hay muchísima más demanda de fútbol masculino, pero las chicas, sinceramente, trabajan tan duro como cualquier chaval.

Yo compagino la labor de entrenador de este club con la de técnico de la selección malagueña, y soy testigo de que existe una enorme desigualdad en el trato. Por ejemplo, cuando los representantes regionales masculinos van a los torneos, se llevan a un fisioterapeuta, a un preparador físico, a un preparador de porteros, etc., mientras que éste ha sido el primer año de los siete que llevo de entrenador que han permitido que venga un fisio con nosotros. Cuando ves esas desigualdades, te cuesta mucho creer que se haya avanzado de verdad, porque en realidad se han dado pasos muy cortos.

Nati: Por desgracia, el fútbol femenino todavía no recibe suficientes apoyos ni ayudas en Málaga, no se valora lo suficiente ni está bien organizado en las categorías juveniles ni en los clubes. El factor más importante es la falta de becas o subvenciones, porque si los clubes tuvieran algún tipo de respaldo financiero, podrían empezar a promover mejoras. Lamentablemente, la crisis económica en la que se encuentra España afecta a todos los sectores de la sociedad, y prácticamente todo cuesta dinero: los viajes, las comidas, el alojamiento, las instalaciones de entrenamiento, los árbitros, etc.

Ro: Lo primero y principal es que la prensa de aquí no cubre nuestro trabajo y no sabe lo suficiente de nosotras como para suscitar más interés y darnos a conocer. Te encuentras con gente que te dice: “estamos aburridos con la primera división de fútbol masculino”. Entonces yo les respondo que, si quieren probar algo nuevo y diferente, se vengan a ver un partido de fútbol femenino, que les gustará muchísimo más. Puede que no tengamos tanta fuerza como los hombres, pero sabemos jugar al fútbol tan bien como ellos. Ojalá que la clasificación de España para el Mundial, un logro histórico en sí mismo, se use de forma positiva y tenga efectos positivos en el fútbol femenino de este país.

WSU: Para terminar, ¿qué consejo daríais a las mujeres y a las niñas que deseen empezar en el fútbol y seguir en él?

Ro: Yo empecé en un equipo de fútbol sala, porque resultaba más fácil reunir a cinco jugadoras que a 11. Se lo recomiendo a las chicas que empiezan. Tocas mucho el balón, y eso es muy bueno para mejorar la técnica y para aprender a jugar en espacios muy reducidos. El fútbol de 11 jugadoras se basa más en la táctica y en la fuerza, pero, como yo soy muy guerrera, se adapta mejor a mi personalidad. A las más jóvenes les aconsejo que prueben primero el fútbol sala y que después sigan el camino que más les guste.

Adrián: Es fundamental que más mujeres ocupen puestos de responsabilidad en las federaciones provinciales, regionales y nacionales. Sin embargo, el machismo que frena el progreso y ralentiza el desarrollo también se encuentra en las propias mujeres. Suele llegar un punto en el que las chicas, por su cultura, su educación o su contexto familiar, se ponen freno a ellas mismas. Pero tienen que empezar a decirse: “Quiero hacer deporte, tengo todo el derecho a hacerlo, soy capaz de hacerlo y voy a hacerlo”.

 

Interviewed by Nick Aitken and Elena Ureña

0 Comments

Leave a reply

©2019 WOMEN'S SOCCER UNITED. All rights reserved.

Log in with your credentials

Forgot your details?